Amor o Vanidad, esta es la cuestión.

Hay cosas que debemos conocer a profundidad con el fin de disfrutar de una experiencia de vida integral, hay lecciones poderosamente útiles, especialmente antes de establecer metas para el futuro, que si bien no nos librarán de experiencias difíciles, nos ayudarán minimizar la cantidad de veces que nos veremos de vuelta en el mismo punto de partida, todo esto si adquirimos entendimiento lo más pronto posible.

Verás, cuando te haces metas y decides ser persistente para lograrlas, es muy probable que tengas éxito en todo lo que te propongas, debido la mecánica de la persistencia y repetición, sin embargo, debes tener siempre en cuenta lo siguiente: tener éxito en todo lo que te propones no es un sinónimo de ser exitoso en la vidaPor ende, no todo aquello que es visto como éxito, lo es. No todo camino que parece correcto te lleva a la plenitud.

No todo lo que brilla es oro.

Parte I

El Virus de la Vanidad

Vanidad (Amor o Vanidad)Cuando pensamos en el éxito y sus resultados, generalmente nos veremos tentados a creer que todo se trata de “Dinero, Estatus y Reconocimiento“; como puntos de referencia para calificar nuestro desempeño en la vida, si bien son aspectos válidos hasta cierto punto (pues al menos el dinero lo necesitamos para todo), también lo es la integridad de vida por sobre todas las cosas; si no somos íntegros a la hora de establecernos metas, corremos un grave peligro.

Existe todo un set de elementos invisibles que deben desarrollarse conjúntamente, lo que vemos con nuestros ojos no es más que la punta de un iceberg, si planeamos nuestros objetivos de vida basados solamente en lo que podemos ver, lo único que vamos a cosechar son resultados vacíos.

Tener metas no es suficiente, las mismas metas deben tener un propósito para que no se transformen en objetivos vanos y vacíos.

Y dichos propósitos sólo tienen 2 formas de ser concebidos: en amor o vanidad.

¿ Qué hace la diferencia ?

Para entender y diferenciar si algo es amor o vanidad, debes comprender sus bases elementales, cosas que se relacionan intrínsecamente con el corazón y reflejen lo determinantes que son al final de nuestras vidas, ¿ cuáles de nuestras metas de verdad valieron la pena y qué tan trascendentes fueron ? Es una pregunta que debes hacerte siempre cada tanto para no perder rumbo.

¿ Perder el Rumbo ?

Vanidad (Amor o Vanidad) Parte ISi. Aunque no lo creas, aquellos cuyas metas de vida son plásticas, y con eso se dan por satisfechos, les sucede lo siguiente:

Con el tiempo, dejan de ser conscientes de sus propias actitudes, no son sensibles a ellas. Logran hacer dinero, estatus, no importa el costo ni si hacen las cosas con amor o vanidad, pues han olvidado y no han conocido ni necesitado otra cosa, sus únicos objetivos fueron lograr llenar apariencias, lo simple y lo superficial. Las lecciones que la vida les proporciona son fútiles pues vuelven a sus mismas andanzas una y otra y otra vez, por alguna razón parece que la existencia les permite ese ritmo de vida, no les son frustrados sus planes aunque pasen haciendo lo malo a sí mismos viviendo en una realidad plástica; Parecen exitosos a la vista, al menos, a los ojos del mundo que juzga las cosas por las apariencias “dinero, estatus y reconocimiento” – por alguna razón – la vida les exige poco. Hay muchas personas con esta infección, por lo que no les envidies ni te compares con ellos pues hay una desigualdad universal dividiéndote de esta generación, recuerda el principio de: no todo lo que brilla es oro.

La vanidad tiene un sabor dulce en el paladar, pero amargo en el estómago y lo peor está reservado para el final.

Amor o Vanidad, esta es la cuestión.

Amor o Vanidad (Vanidad Parte I)La generación de la vanidad vive según lo que se ve, vanidad de vanidades. Todas sus metas son vanas. Increíblemente: sus únicas preocupaciones de día a día es qué marca de ropa van a vestir, cual carro van a usar hoy, qué cosa costosa van a comprar mañana, qué tan bien se van a ver haciendo lo que hacen y se la viven despilfarrando recursos para complacer lo que sus instintos bajos de egocentrismo les dictan, pueden pasar desapercibidos en beneficencias, religiones, iglesiasarte, fundaciones, intentando endulzar su imagen, pero todo lo que hacen es vacío y vano, hay un punto en sus vidas donde les es imposible interiorizar conceptos que les ayude a diferenciar si algo es amor o vanidad, se la viven haciendo todo enfocados en lo geniales que se verán haciendo lo que hacen, pensar en el bien que hacen no les cabe en sus mentes pues no han conocido nada más, totalmente perdidos creyendo que han logrado el éxito en sus vidas.

Juzga tu: Amor o Vanidad.


Debes entender que el poder tiene sus riezgos. Una vez que agarras velocidad, serán tus valores y principios los que te preservarán.

Terminar mal es fácil cuando andas a 200 km/h.

Amor o VanidadEl peligro de vivir por vanidad está en que el corazón se endurece y eventualmente no se puede diferenciar ni donde, ni en qué punto estás en la vida, a tus ojos todo lo que haces se ve bien, pues no has visto nada malo ni consecuencia, la vanidad ciega a su portador, el que no te hayas estrellado aún, lo único que implica es que el riesgo es mayor, el golpe es peor, pues no has tomado en cuenta el factor de aceleración, mientras más tiempo pase más cara es la factura de la vanidad.

De nuevo, es muy difícil diferenciar una señal de “Peligro” cuando andas a más de 300 km/h.

La vanidad hace que agarres un automóvil y le metas el gas hasta el fondo, arriezgándolo todo, sin necesidad alguna más que ¡por lo bien que te verás haciéndolo!, lo “cool” que es y lo genial que suena el motor. El amor jamás te haría hacer algo así.

Vivir en vanidad es muy fácil, si te sobre esfuerzas trabajando para hacer dinero, mientras dure la salud lo vas a lograr. Pero la profundidad de las consecuencias de tener metas plásticas te va a llegar tarde o temprano y todos sufrirán. Pues muchas veces nos veremos afectados por la vanidad ajena, tristemente pagamos por horrores de allegados si nos vemos en el mismo vehículo, aveces padres dejan a sus hijos sin familia por la emoción de la “velocidad” de andar de intrépidos siendo infieles a sus esposas o viceversa. La vanidad hace que la gente haga cosas muy soeces. La vanidad hace que un padre de familia sacrifique todo su tiempo trabajando para comprar un carro moderno cuyo único propósito será pasearse con “malas juntas” y verse “cool” ante sus “plásticos amigos”, mientras estrella de paso a sus hijos y esposa. Vanidad de vanidades. Todo empieza de forma sencilla: el día que de joven se envidió a quienes hacían cosas vanas, dando como resultado el proponerse metas que eventualmente sacrificarían salud moral, emocional, mental, familia, pero sobre todo: la salud de sus valores.

Júzgate a ti mismo. Amor o Vanidad.

Amor o VanidadQuiero que entiendas algo: Crecer no tiene nada de malo, la velocidad tampoco. Ahí tienes aviones que andan a 900 km/h. Integridad por sobre todas las cosas.

Aspirar a una vida cómoda no tiene nada de malo, querer tener dinero y poder adquisitivo no es ningún problema mientras lo puedas manejar y antes de siquiera perseguirlo, tenga un propósito lejos de ser por simple vanidad.

El dinero ni las cosas son el problema. El problema, si lo padeciésemos, está como virus en nuestro corazón, oculto por las tinieblas de la ignorancia.

La Prueba de Fuego

Amor o Vanidad (La prueba de fuego)¿ Quieres saber una forma fácil de diferenciar si estás haciendo algo en amor o vanidad ? Hazte la siguiente pregunta y contéstala con toda sinceridad.

¿ Por qué quieres lo que quieres ?

  • Lo bien que me veré.
  • El bien que representa.

 


Amor o Vanidad

Parte II : Amor

(pronto)