El arte en nosotros

El arte en nosotros

El Arte en Nosotros

No se trata de espectáculos ni entretenimiento

Son muchos los que tienen la estrella del arte pero no lo demuestran ni lo divulgan públicamente, cuando les surge la chispa de la creatividad llegan a pensar que “cualquiera puede hacerlo o que alguien ya lo pensó” – que no valdría la pena cultivarlo – pues de todas formas no podrían vivir de ello.

Si analizamos la premisa anterior, se sobre entiende que es quizá la principal razón por la cual muchos dejan sus habilidades artísticas en el olvido, no sé hasta qué punto podría ser considerado un prejuicio, pues es en sí una consecuencia que durante muchos años los medios tradicionales de comunicación han sembrado. Es cierto, lamentablemente, la cultura y el arte, han venido siendo atacados por el espectáculo del entretenimiento, menoscabando su verdadero significado, propósito y más importante aún, su rol en la salud mental y emocional de la sociedad al ser un elemento importantísimo en el desarrollo personal de cada uno de nosotros.

1982138_10153673044391840_9110096302080670125_nLa asociación del arte y la cultura con el entretenimiento y el espectáculo no son más que una tramposa trama mediática, equivalente a pensar que todos los productos que se venden en el supermercado son fabricados durante la noche para venderlos durante el día en el mismo lugar.

La brecha en la comunidad

Como sociedad nos ha costado ser algo más que un público descuidado – perdidos en un mar de personajes meramente publicitarios sin trasfondo ni trascendencia alguna (de los cuales sí sabemos mucho) – cuando las obras y expresiones artísticas que de verdad deberían ser experimentadas, interiorizadas y mostradas, quedan en un “pudo ser” por no tener la difusión adecuada , o en un “no podrá ser” por falta del muy sonado presupuesto, o en un “podría ser pero…” imposibilitados de posicionarse en la atención de la comunidad local que a su vez ¡no puede! porque resulta que la mentalidad cultural de todo el mundo ha quedado prisionera del mercantilismo y la explotación.

¿ Un asunto de cultura ?

Si por un momento nos sentáramos a estudiar a fondo la importancia del proteger a nuestros propios productores locales, dejaríamos de consumir todo el plástico que nos venden haciéndolo pasar por comida desde el exterior, o al menos, la consumiríamos con moderación.

El que podamos ir al supermercado y comprar todo lo que se nos antoje de importación, en ningún momento justifica la expropiación de tal ocupación a los fabricantes que sí están aquí manteniendo viva la disciplina entre nosotros. Debemos seguir su ejemplo e invertir en nuestro propio arte, publicar lo que hacemos a favor de la cultura y de manera paulatina, esto nos obligará a fortalecernos entre artistas, mejorar nuestras habilidades e influir positivamente todo a nuestro alrededor.
Dejemos de guardarnos el brillo que enriquece en gran manera nuestra propia identidad; apoyemos, fortalezcamos con nuestro tiempo y atención todas aquellas manifestaciones culturales que nos entrega la comunidad local y aportemos lo nuestro también a ella.

En cuanto a la educación,  debemos enseñarle a los niños desde siempre que el ser artistas, es algo irrenunciable y no necesariamente necesitamos de la atención del mundo entero para que lo que hacemos tenga valor, no importa cual sea nuestra ocupación en el futuro, al arte le debemos proteger cual miembro de nuestro propio cuerpo, el cuál desde nuestra mismísima identidad ataca las células oscurantistas de la ignorancia.

Piénsalo.

¿ En dónde está todo el mundo ?

¿ En dónde está todo el mundo ?

¿ En dónde está todo el mundo ?

En 1938, Enrico Fermi, desde su perspectiva como Premio Nobel en Física, llegó un día con la siguiente idea:

Si en el universo, hay civilizaciones más avanzadas que la nuestra ¿ Por qué nunca se hacen presentes ? ¿ En dónde está todo el mundo ?

Lo anterior es conocido como La Paradoja de Fermi. Según diversos cálculos matemáticos, los cuales involucran la conocida Ecuación de Drake – astrónomo pionero de SETI, organización originada en la NASA enfocada en la búsqueda de inteligencia extraterrestre -, se ha llegado a concluir que siendo aún pesimistas, se estima alrededor de 15.000 civilizaciones en el universo, de las cuales, la nuestra, sería una de las más jóvenes y subdesarrolladas, por ende, todas las demás, serían en definitiva iguales o más avanzadas.

Dónde esta todo el mundoTrasladando la afirmación de Fermi a nuestro contexto y no solo en México sino en todo el mundo, la generación productiva más joven (de los 20 a los 40) la comparo con esas “formas de vida inteligente” con grandes ideas y opiniones llenas de soluciones ya integradas en nuestra cabeza para solventar problemas, pero mientras no demos un paso al frente de nuestra zona de confort, se podría teorizar que no existimos tampoco.

Si creemos tener soluciones y somos de los primeros en hacer críticas de nuestro entorno, ya sea en lo cultural, social y político – pero lo dejamos allí sin accionar en ningún nivel – no existimos.

Reflexionemos. Como individuos, el no dedicar un mínimo de nuestro tiempo a cultivar nuestro criterio, ni generar ideas / soluciones nuevas, ni ejercer nuestra identidad con una mentalidad crítica, opinar sobre algo, especialmente, habiendo iniciativas en funcionamiento dentro del contexto artístico, político y cultural, es simplemente no existir y no podemos tener un voto real en una sociedad donde solo somos un número más.

Si nos encaprichamos a ser sólamente consumidores / oyentes / observadores de la cultura y la política, no nos quejemos del sabor, porque mientras no digamos nada ni nos expresemos al respecto, quienes lo fabriquen, engañados pensarán que están haciendo el mejor trabajo del mundo.

Pregunto entonces, si de verdad hay vida inteligente allá afuera ¿ Dónde está ? ¿ En dónde está todo el mundo ?

La cultura amigos míos, es herramienta predilecta para ser agentes de cambio e influir positivamente nuestro entorno. No podemos predecir el alcance que tendrá una opinión / comentario bien argumentado, en la vida de los demás.

Todos quienes pertenecemos a la población productiva y laboral en la sociedad, debemos aprovechar la posibilidad de estar presentes en nuestros teatros, bibliotecas, plazas, exposiciones de pintura, arte, música, escultura; aportando una participación activa, no pasiva, lograr aportar nuestra presencia en nuestro contexto es algo imprescindible y necesario para no transformarnos en robots sin voluntad, que solo consumimos.

En las redes sociales, compartir tus reseñas sobre las actividades en las que participes, puede llegar lejos y tener una reacción a favor de mucha gente. Tú puedes ser un agente de cambio positivo si te lo permites, pero para que eso se dé, tienes que existir primero y abrirte espacio.

Concluyo con lo siguiente y por favor compártelo con esta publicación:

En la cultura y la política ¿ Sino te involucras ? No existes, ¿ Si no existes ? No influyes. ¿ Sino influimos? Entonces no te quejes, porque o vendrá otro a hacer tu trabajo y se llevará el crédito, o no vendrá nadie y nos arruinaremos todos.

Porque si no influimos, no existimos. 

Acciono luego existo.

Piénsalo.

Webinar “Profundizando el Desarrollo Personal”

Webinar “Profundizando el Desarrollo Personal”

Webinar: Desarrollo Personal

webminar desarrollo personal

En esta ocasión te traigo una entrega especial, esta fue una genial junta virtual (webminar/webconference) de amigos que nos especializamos en el desarrollo personal (Europa – América). Una webconference hosteada por Networker Factory que se dió lugar el 4 de Mayo a las 15:00 Horas México (DF) – sumado a ser algo fenomenal, también fue transmitido en vivo.

Esta junta virtual tuvo como fin profundizar una perspectiva de enfoque más personal, el trasfondo de lo aportado en la publicación de Jorge Jimenez en su compilado:  El concepto del desarrollo personal explicado por expertos, una mega publicación donde tuve la fortuna de participar (con este aporte)  junto a otros 26 especialistas en el tema.

Esta es mi primer aparición en vídeo, en algunas partes me lié un poco porque no escuchaba pero ahí ¡la calidad de mis compañeros compensaron todo!

Hay Gran Riqueza en este Vídeo (Señal grabada en En Vivo)

Notas Personales

A continuación mis notas en paráfrasis, según el orden de aparición y conectadas en puntos clave.

Conceptos de valor sobre el tema

Miguel Guzmán

Felicia Perserguer

David M Naranjo

Jose Maria Redondo

Alfre Mancera

Jorge Jimenez

Entrevista Colectiva

¿ Cómo es más efectivo transmitir el desarrollo personal ? (preguntado por Miguel Guzmán)

Respuestas en orden de aparición

¿ Qué pasa con el desarrollo espiritual ? (preguntado por Jorge Jimenez)

Respuestas en orden de aparición

¿ Qué es el éxito ?  (preguntado por Toni Donoso)

Respuestas en orden de aparición

Relee, comenta, comparte y visita los sitios de mis compañeros mientras disfrutas el tema “Manju” de E.S. Posthumus

¿ Qué es la crítica en realidad ?

¿ Qué es la crítica en realidad ?

La Crítica

Cuando pienso en la crítica, por lo general, además de pensar en los críticos del cine, del arte y todo lo demás, evoca muchas cosas relacionadas al entorno social, hablo de costumbres bien arraigadas en el ser humano: vestigios de la cacería, el juego del “dominio”, murmuración, pseudo-crítica negativa y todo la serie de ideas complementarias que se han usado para intentar “discernir” las implicaciones de este concepto, pero que en parte le han puesto demasiado colorante y se ha perdido lo que realmente es.

Antes de empezar, no digo que mi concepto de crítica sea el más correcto, pero si digo que es el concepto que mejor me sirve a mí para saber cuando ejercerlo y cuando no.

Entremos en materia

¡Criticar: es cobrar!

Y cobrar no está mal, pero lo que puede estar mal es la motivación detrás del cobro. Y esto es muy importante, porque definirá no solo el alcance sino el resultado de tal intervención, ya hablé de esto en el artículo sobre el Amor y la Vanidad, pero es hora de verlo aplicado a un tema que todos sin excepción, tenemos en común, pues todos hemos criticado alguna vez.

Poder distinguir la motivación detrás de una crítica no solo nos potenciará para hacer críticas inteligentes y precisas, sino que nos facultará para erradicar comportamientos ortodoxos e innecesarios que lo único que harán de ti es una persona infeliz e insatisfecha, porque la crítica es de esas pocas cosas que capta toda nuestra atención cuando la ejecutamos y sabemos que donde esté nuestra atención allí estará nuestro poder.

I. ¿ Conviene criticar ?

Siempre ha sido recomendado, abstenerse de criticar casi en cualquier situación. Si criticar es cobrar, se sobre entiende que hemos juzgado a una persona / grupo de personas / sistema, como si nos estuviera debiendo algo – por sino lo has deducido hasta este punto:  criticar es iniciar un proceso de cobranza que te ata a ese algo hasta satisfacer esa deuda. Por ende, la crítica se transforma en una deuda para ti también.

II. ¿ Cuándo conviene criticar ?

El uso más inteligente que le podremos dar a la crítica será cuando la enfoquemos hacia algo finito y concreto. Si una crítica no es táctica, entonces es emocional y generará deuda por consecuencia.

III. ¿ Qué consecuencias tiene criticar ?

Imagínate cuantas deudas adquirimos a lo largo de nuestra vida, cuántas cosas cobramos todos los días a los demás y sin pensarlo estamos agregando deudas y deudas a nuestra vida.

Y mentira que las vamos a recordar todas. A veces podemos llegar a tener un gran peso emocional generado por constantes críticas y quejas que hicimos sobre algo, pero no entendemos por qué razón nos sentimos con tanto peso y tan infelices cuando algo inconscientemente nos hace recordarlo, pues funciona de la siguiente manera: crítica que haces es crítica que tu mente se programa para cobrar y no importa cuanto dure el proceso, siempre estarás cobrando y a cada momento te llegarán notificaciones a tu mente consciente, esto lo profundicé en su momento en el artículo ¿Cómo enfrentar el ruido del mundo ?

IV. Cuando la crítica pasa inadvertida.

Si crees que no tienes que hablar para criticar, te equivocas. La crítica es algo que surge muy dentro de ti y se sale por todo tu ser, por tu mirada, tu caminar, tus gestos, pero sobre todo, tus acciones y como podrás saber a estas alturas, cambia totalmente tu comportamiento hacia los demás, vivir en una queja constante tiene sus consecuencias.

  • ¿ Crees tu que el sentir que todo el mundo te debe algo, va a tener resultados positivos en tus relaciones interpersonales ? No. La crítica es solo el inicio de un ciclo bastante complejo de eventos negativos, por ejemplo: El egoísmo, el cual no es más un cobro anticipado, – es una forma de critica – cosas así te enferman y enferman a los demás.

Por ende, la crítica más que un acto meramente consciente, es una actitud inconsciente hacia los demás, un cobro constante donde nada te satisface de ellos y ellos adquieren en tu mente deuda contigo y tu adquieres deuda contigo mismo por tu incapacidad de hacer algo al respecto. Un negocio donde todos salen perdiendo.

V. ¿ Cómo transformar la crítica negativa a una crítica positiva ?

  • Sé Responsable: Si tienes una crítica justificada entonces: enfócala hacia cosas/hechos y no a personas, no importa que tan lejos estén de ti en ese momento – hablo de la murmuración, trata el tema como si de limpiar heridas y ropas sucias fuese, no toques en ningún momento la dignidad de una persona, pues solo Dios conoce su contexto y solo de Dios es ese derecho.
    • Si ves a alguien con un metal incrustado en su cuerpo, a excepción que sepas como intervenirle quirúrgicamente – no juegues al doctor – y sé más inteligente, llévalo con un doctor. Sino tienes las herramientas necesarias (experiencias de vida) no vas a saber qué hacer y más bien será contraproducente lo que hagas (sea que lo hagas al frente o a espaldas de esa persona) – ¿ Cómo a Distancia ? Si, existen las malas praxis a distancia – toda murmuración, envidias, quejas – todas viajan como correos electrónicos y no necesariamente va a un “spam filter” pues se transforman en ruido para los demás, se responsable.
  • Ten Misericordia: Esta es la solución por excelencia, no se trata de ignorar lo malo de los demás, se trata de liberarte del estrés que te puede llegar a generar todo aquello que simplemente no puedes cambiar en los demás.
    • La misericordia te facultará en paciencia, empatía y justicia. Difícilmente tomarás una mala postura ante algo/alguien cuando te mueves por misericordia.

La misericordia es una capa protectora, un estado mental, y mientras más misericordia tengas más limpio de rencores estarás.

Sé inteligente y adquiere este consejo, porque sino eres misericordioso tendrás una infinita lista de deudores y por consiguiente una deuda infinita para contigo mismo de hacerla valer.

Bien dice el dicho “Como juzgues serás juzgado” – critica con integridad e inteligencia, el entendido propone soluciones y no se la vive en el pasado, tampoco intentes resolverlo todo, no te sobrecargues innecesariamente en este aspecto porque te llevará a la obsesión y el error. Desarróllate y no permitas que la vanidad se enseñoree de ti pensando que la razón te pertenece exclusivamente a ti. No seas ocioso y ¿ si no eres escuchado ? – sigue tu camino.

De nuevo, no te confundas, la misericordia no es permisividad ni pasividad, sino la capacidad de aceptar, tolerar y perdonar de antemano aquello que sin misericordia no podrías manejar en alguien más, te da auto-control suficiente para aceptar y tolerar el proceso natural de cambio en la vida de una persona según su contexto, todo esto, sin generar deudas innecesarias en el proceso.

La misericordia también te dará claridad y asertividad en tu proceder, pues te hará inmune a lo que sea esté afectando a esa otra persona, liberando tu vida y corazón de amarguras innecesarias.

No hay pierde con la misericordia.

¿ Y si me critican ?

Si practicas la misericordia todos los días a partir de ahora, te harás inmune a las críticas negativas ajenas. No digo que no te van a llegar, porque las murmuraciones y todo ese tipo de cosas siempre llegan, pero cuando lleguen, encontrarán a una persona justificada en un proceso real de cambio, porque siempre se cumplirá la frase: “como juzgues serás juzgado” pero también se cumplirá “como perdones, serás perdonado”.

¿ Amor o Vanidad ? Parte II: El Amor, antídoto elemental

¿ Amor o Vanidad ? Parte II: El Amor, antídoto elemental

El Amor como antídoto a un problema elemental

virus de vanidadEn el capítulo anterior hablamos de las características principales de la vanidad como virus, la cual, en apariencia se disfraza de éxito y  de buena ambición, pero en su interior no hay más que vacío, egoísmo y toda cosa mala que podamos imaginar.

También analizamos que la vanidad, a su vez, transforma a sus portadores en cómplices directos de continuar un enfermizo ciclo vicioso que viene desde tiempos inmemoriales en el mundo, ya que, la vanidad es la madre de la injusticia, al ser una versión torcida de la supervivencia, infecciosa a más no poder y que tristemente muchos por imitación la empiezan a practicar hasta hacerlo costumbre, preguntándose después ingenuamente: por qué hay tanto sufrimiento en el mundo.

Argumento

Amor vs VanidadPor lo mismo, que el amor en su naturaleza es ya de difícil acceso y ocasionalmente un concepto inalcanzable, surgen automáticamente imitaciones y variaciones plásticas que fallan en la práctica.

Si bien se dice que el odio es el elemento contrario al amor, yo no lo veo así, pues esto va más allá de simple etimología de palabras, pues es la vanidad la que es contraría a los valoresel odio no es más que una consecuencia generada por vivir practicándola y ésta al no verse satisfecha, agresivamente se intenta apoderar de todo aquello con lo que genere apego, surgiendo así egoísmo y egocentrismo, continuando el gran círculo vicioso.

Si bien el odio es difícil de manejar, erradicando la vanidad, muere la raíz del odio y casi todos los males que aquejan nuestro diario vivir, incluidos los de salud.

Desde ya, quedas invitado/a a opinar. No será un camino fácil de aquí hasta la conclusión del artículo.

¿ Qué es el amor verdaderamente ?

  • A diferencia de lo que se intenta vender como amor, el verdadero amor no tiene nada que ver con romanticismo. Desde hace mucho tiempo, la vanidad estafa vendiendo romanticismo haciéndolo pasar como si fuera amor, he ahí el por qué de tantas parejas infelices, relaciones tan volátiles, superficiales y guerras de guerras como consecuencia. Si el romanticismo no tiene una base fundamentada en amor, es vanidad. Por ende, se cumple que no todo lo que brilla es oro.
  • El amor es celoso, no le gusta verse mezclado con la vanidad ni otros anti-valores. Se esfuma cuando no se le respeta ni se le da espacio propio y a diferencia de la vanidad, no se anda vendiendo por nada, no lo podemos adulterar. No podemos hacer algo en amor y vanidad simultáneamente, sino es amor, es vanidad. Sino hacemos las cosas en amor, lo hacemos en su contra, esto es, en vanidad.
  • Al amor no le afecta el tiempo, pues siempre ha sido y siempre será. Pero nosotros al no tener todo el tiempo del mundo nos conviene perfeccionarnos en amor, lo más pronto posible. ¿ Por qué ? Porque “casi ganar” no es igual que “ganar”, hacer las cosas “casi bien” no es hacerlas bien.
  • El amor, en su naturaleza elemental, es como fuego interdimensional que podemos percibir, pero no podemos ni ver ni tocar. Para conservar el amor con nosotros, tenemos que mantener su flama viva en nosotros.

Tendremos al amor siempre con nosotros si vivimos sacrificando la vanidad, todos los días hasta perfeccionarnos y hacerlo en automático.

Las Pruebas de Fuego

  • ¿Qué es el amor?Integridad

No podemos decir que tenemos amor pero comportarnos y hacer las cosas contrarias a los valores elementales que le caracterizan.

Puedes estar en áfrica dándole comida a niños con hambre, que si tu corazón está lleno de vanidad, lo único que estas haciendo es un reality show impresionándote a ti mismo de lo “bueno” que eres.

Debes tener valores bien fundamentados. Humildad, tolerancia y en especial el desapego, pues si en tu corazón hay orgullo, egoísmo, ira, envidia, puedes dar por sentado que es la vanidad la que te mueve como le da la gana.

De nuevo, para tener el amor con nosotros, tenemos que sacrificar todas esas cosas apenas las veamos aflorando en nuestra mente.

  • Motivación

Analiza, toma nota de la densidad de pensamientos relacionados a la actividad que realizas y de inmediato podrás ver está siendo manejada por amor o vanidad.

Hay muchas razones para verse en un espejo, pero cuando sea para contemplarse a uno mismo y reafirmarse repetidamente lo “grande” “genial” “sabio” e “inteligente” que puedas llegar a ser en algo, es bastante obvio quién es el patrocinador de la fiesta y el amor no lo es.

  • Desapego

Si la vanidad contamina tu trabajo de vida, dale los recursos a otra persona que esté en una posición y etapa en su vida que tenga madurez suficiente para que lo haga sin mancha. Sino eres capaz de desapegarte de la “gloria” relacionada a tu posición en dicho asunto, estás siendo manejado/a por la vanidad en tus narices.

¿ Por qué es importante el desapego ? Imagina a la vanidad como una corrupta junta directiva que te llena de pendientes con el único fin de hacer lo que le da la gana mientras tu no sabes ni donde estás parado/a. No dejes que la vanidad se enseñoree de ti. Gracias al desapego eres inmune las múltiples ocupaciones ficticias que te hereda la vanidad.

La vanidad nos pone todo el peso de la vida encima nuestro, pero en cambio el amor, toma todo el peso y nos permite enfocarnos en lo que nos compete y sí podemos hacer, pues ya hay un mecanismo automático que atrae todo lo bueno que necesitamos en la vida para seguir brillando, como la sabiduría por ejemplo. Por ende, conviene más pronto que después, interiorizar el amor como una acción y decisión de vida, acompañada de todos los valores que la conforman.

  • Justicia

Una de las características principales del amor para con nosotros, es que divide, castiga, quiebra y aparta para luego integrar. Contrario a lo que muchos les gustaría escuchar, el amor provocará separación interna al principio, porque lo primero que hace el amor en la vida de una persona, es limpiarla de su propia contradicción y corrupción, ya que, el amor, como hemos visto, no frecuenta lugares sucios para quedarse. 

Para el amor, la vanidad es suciedad.

Sacar la vanidad de nuestras vidas es todo un proceso, es como limpiar una herida, ocasionalmente tan profunda que todo nuestro ser debe ser re-creado, reinventados, pues la vida como la conocemos, debe terminar, para dar a luz una persona nueva, libre del peso de la culpa que la tiene adormecida y da pie que la vanidad tome el control.

Es de suma importancia recordar que no podemos decir que andamos en amor mientras nos destruimos a nosotros mismos. Integridad sobre todas las cosas.

Acabar con la vanidad en la vida, siempre vendrá de la mano del sacrificio del ego, simultáneamente a las acciones desde la voluntad hasta la contemplación de lo que hacemos.

  • Control y Poder

Una característica de importancia e imprescindible de conocer acerca del amor, es su capacidad de usar a todos los demás elementos y factores a su discreción, pero en cambio, ningún otro elemento puede usar ni manipular al amor. Ocasionalmente, ropas que no son sacrificadas al limpiar una persona de la vanidad, son usadas por el amor posteriormente. Esto es, como desaparecer un gobierno corrupto sin acabar con toda la infraestructura. 

¿Un ejemplo práctico? nuestras habilidades y algunas riquezas, sea que las hayamos formado o no por vanidad, no necesariamente estarán al servicio de ella por siempre. ¿ Cuántas cosas construimos por vanidad en nuestra vida ? Yo personalmente construí muchas habilidades, artes, desde música, pintura, dibujo y un sin número de “ropas” que si bien al principio, motivado por la misma necesidad de figurar y destacar en algo en mi niñez y adolescencia, al día de hoy no están al servicio de vanidad alguna, sino, al servicio de proyectos cimentados en amor, simples, efectivos y sencillos, como este blog. Ahora bien, ¿Por qué algunas riquezas solamente? – las riquezas no son más que espacios en un autobús – sino se usan justamente se transforman en una deuda moral de gran peso. Lo mismo pasa con el dinero. La prueba de fuego en esto es la siguiente: hagámonos solo de aquellas riquezas materiales que podamos manejar bien y que no nos dañe a nosotros mismos ni sea injusto para con los demás. No sea que terminemos siendo esclavos de nuestra posesiones y ni siquiera sepamos cual era nuestra misión en la vida. 

Recordemos que al amor nadie le engaña, si sabemos que tenemos que sacrificar algo, no importa cuantas vueltas le intentemos dar, hasta que no sacrifiquemos lo que nos está estorbando en nuestra misión de vida, no podremos continuar nuestro camino. Ahí entra a regir nuestra propia disposición a la mejora y el desapego de aquello que está haciéndonos daño a nosotros o a los demás.

Piensa en el amor como una melodía, si te sincronizas con ella: todos los movimientos que hagas irán en sintonía con su naturaleza perfecta, elemental y armónica. Por ello la importancia de acabar con aquellos movimientos torpes, bruscos y asincrónicos generados por la incomodidad de usar ropas pomposas (vanidad) que en realidad, obligatóriamente necesitamos remover de nuestras vidas para podernos mover.

Otra cosa importante es la siguiente: Todo lo que hagas en amor, saldrá bien aunque de principio no lo parezca. 

¿ Por qué menciono esto ? Porque a la vanidad le encanta recibir premios instantáneos y recompensas sin realizar sacrificio propio alguno, le fascina enredar y confundir leyes universales de su contexto para sentirse bien consigo misma e imaginar que todo estará bien porque “lo merece”, olvidando que tendrá consecuencia de todas sus acciones pasadas. A la vanidad le encanta declararse inocente, limpia y merecedora de toda buena suerte y buena voluntad.

Desde el momento en que intentemos quedar bien y agradarnos a nosotros mismos, ya sea por ganar nombre, dinero, estatus o cualquier otra cosa. Estamos actuando por simple vanidad, no por amor ni su inspiración.

No podemos olvidarnos de la misión, la causa, la motivación verdadera ni perder de vista la luz que nos llevó e inspiró inicialmente. Perder nuestro norte, equivale a empezar a vivir en vanidad y adquirir una deuda en lugar de una ganancia.

  • Inspiración

La prueba de la inspiración es de las más difíciles. Básicamente implica la diferenciación de fuentes de creatividad y habilidad, especialmente cuando estemos haciendo algo que nos apasione y seamos buenos en ello.

Por lo general cuando metemos nuestra “mente” lo vamos a ensuciar con “vanidad”, pues la poca auto-confianza que venimos arrastrando, casi la totalidad de la humanidad, desde nuestra niñez, nos hace susceptibles al egocentrismo y de querer estar reafirmando nuestra habilidad para algo con el fin de rendir en ello, pero no es más que auto adulación, y el amor no necesita jactarse de nada, en éste aspecto es la humildad la que caracteriza al amor.

¿ Lo difícil de todo esto ? Interiorizarlo.

Yo personalmente duré más de 10 años apenas entendiendo este punto. Lo captaba pero no tenía una comprensión profunda del mismo, en parte porque no quería tener que renunciar a todo lo que podía realizar usando la vanidad como gasolina. La velocidad en la juventud llega a ser adictiva. 

LaberintoEl amor por su parte, representa madurez, auto-control e integridad. Si bien las emociones entran y juegan un papel, estas no controlan el timón del barco de la voluntad ni tu identidad.

Esto es como un calzado, te lo debes de poner a diario, no puedes trabajar en el campo sin zapatos porque te vas a hacer daño, y todos los días debes limpiar tus pies de aquello que salpique para que no te contamines.

En esto todos tenemos mucho que mejorar durante toda nuestra vida. No es fácil de leer pero a la larga vale la pena, ningún antídoto lo es.


De este tema hay mucho que decir, pero será ya para otra ocasión.

A continuación te compartiré dos de las magníficas aportaciones que obtuve previo aún a publicar y que merecen ser recordadas en este artículo, se explican solas y me encantó como lograron contener tanto valor y en tan pocas palabras.


El Amor es Acción

Por Claudia Gálvez

El Amor es el poder del desapego y de la acción. Así como la vanidad nos orilla a ensimismarnos, vivir en apariencias y narcisismo, el amor nos empuja a lo contrario: buscar bienestar, cuidado y alegría tanto para los demás como para con nosotros mismos, logrando cuando hacemos ésto, que todas nuestras actitudes se perfeccionen, pues al buscar el bienestar de todos a quienes conocemos (incluídos nosotros), no nos haremos daño de ninguna forma; al buscar el cuidado, implementaremos acciones que ayuden a la mejora integral de todos a quienes queremos; buscando la alegría, accionaremos y daremos detalles llenos de significado a los demás por el sólo hecho de verles contentos; pero lo más interesante del amor es que entre más se da, más se recibe, y se perfecciona en todas sus facetas, pues no se puede dar lo que no se tiene, pero aún si no se tuviera, si se hace el esfuerzo por darlo, se va auto-generando para con los demás y para con nosotros mismos. El amor es lo único que lleva por inercia a la perfección y donde hay perfección no hay defectos, ni faltas, entre ellas, la vanidad. El amor, mas que el romanticismo que se nos ha intentado proyectar siempre en las películas, es un estilo de vida, de mentalidad, de acciones diarias; quien tiene amor o busca amor, debe buscar primero lo bueno para consigo mismo y los demás, al hacerlo el antídoto se activa por sí mismo y repele toda vanidad que existente. ¿Puede una misma fuente dar agua dulce y salada? ¿Qué tipo de fuente queremos ser? ¿Qué tipo de agua queremos dar? ¿Qué es lo mejor que podemos dar? la respuesta es sencilla, benéfica para los demás y para nosotros mismos: Amor.

Amor es Plenitud

Por Maria Lydia Muñoz Encinas

Una vida que contempla el amor en sí, mantiene el ideal de la responsabilidad, armonía y trascendencia. Cuando el ser humano descubre el infinito valor que tiene en sí, es capaz de gozar su plenitud, apreciar la perfección en lo imperfecto e irradiar su propia chispa. Los verdaderos lujos no se encuentran en lo que puede adquirir determinada cantidad, sino en el hecho de poder saborear cada momento.