Ser niño otra vez, la mejor opción.

Deja Vú

Hace bastante tiempo no escribo, por diversas razones, una de ellas el pensar que si escribo algo hoy, de acá a una semana voy a estar queriéndolo modificar, – mejorar – me da por escribir combinando el español con el inglés, pero ahí lo iré controlando. Otra razón: el no tener tiempo, no tener suficiente concentración, o en su defecto, que dicha actividad en algún momento se transforme algo negativo en lugar de algo positivo al no poder continuar. Pero el día de hoy estoy decidiendo ser niño otra vez, dándome la libertad de hacer lo que quiero y necesito hacer, de niño siempre me gustó escribir, hacer disertaciones, exposiciones, presentaciones, tocar música, contar historias a todo el mundo y mucho más. Ya de grande, no solo he desaprovechado en gran parte todo esto, sino que cuando uno no quiere hacer algo y no le dan el empujoncito necesario, siempre encontrará una excusa para no hacerlo… de igual forma cuando uno si quiere hacer algo, encontrará los medios para lograrlo, con el tiempo, esa parte de niño duerme en medio del bullicio de las ocupaciones de la vida adulta, impidiéndole a uno cumplir sus sueños y sus metas.

Consenso

Lo digo en serio, he decidido ser niño otra vez. El día de hoy llegué a un consenso conmigo mismo donde decidí empezar a exteriorizar todo lo que tengo pendiente por entregar en la vida, dejar de pensar en hacerlo y simplemente hacerlo, esto sucede cuando decides ser niño otra vez, momento el cual me digo a mí mismo: Tu me conocerás y yo te conoceré.

Sobre este misma idea y en cuanto a este blog, equivale a empezar a entregar/mostrar/compartir cada libra de conocimiento y experiencia que tengo, a través de estos escritos, contigo. Cada uno será un capítulo… te aseguro que iré mejorando, perfeccionándome en este arte que ando bastante fuera de forma, es muy parecido a hacer y producir música la verdad, me da el mismo placer y he decidido tomármelo con la actitud y espectativas características que me dan el ser niño otra vez. Transformaré este blog en mi playground, my game, my choice y será curioso que te unas en mi viaje.

Clitché!

Me da gracia, cayó justo un 25 de Diciembre cuando empecé esta travesía, quizá este para mi fue uno de los regalos del cielo que tanto necesitaba, además de mi bella esposa, pero independientemente de los detonadores o respectivos motivadores, el fin a veces justifica los medios, de más jóven quería ser rico antes de los 30, pero ahora que lo pienso, quizá siempre lo fuí, la existencia quiere que sea como niño otra vez y empiece a bajar mi sobrepeso mental y lo transforme en energía activa para personas que lo necesitarán adquirir – “my loss your gain” – le agradezco al destino permitirme por fin iniciar esto.

Antecedentes

Mi computadora simplemente no tiene más espacio para meter más memes graciosos que descargo a ratos cuando ando haciendo trabajos en la red… ésto será mejor y lo transformaré en una herramienta que no solo me servirá a mí, besides, I just don’t have time to waste anymore. I’m telling you: Estoy pensando como niño otra vez.

¿ Quien eres ? (Soy)

Llegué a este planeta hace ya 29 largos años, un 1ero de Diciembre a las 1:30am. No creas que no he intentado exteriorizar todo lo que tengo que aportar según fui creciendo, al día de hoy logré ser compositor y productor de música, dibujante, ilustrador. A mis 9 según yo era explorador, botánico y un futuro científico. Entrando a mi adolescencia me hice entusiasta de mi propia psicología práctica. Desde niño soy autor, ya de grande soy desarrollador de proyectos, editor de audio/fotos/video, desarrollador e implementador de software, también he sido constructor, administrador de empresas entre otras cosas más. Me tomé esto del experimentar la vida en serio, he luchado muchísimo contra vientos y mareas para lograr todas esas experiencias, pero hoy, libre de mi desorbitante perfeccionismo y espectativas provenientes de una sociedad incompleta, decidí ser niño otra vez, lanzando este sitio web.

He intentado compartir mis investigaciones y descubrimientos de diversas formas pero nunca tan plenamente como este momento que me he dado la oportunidad de tener la fuerza e ímpetu que tiene un niño, libre de decepciones y de malas experiencias que se interponen entre el querer y el hacer.

Hoy, libre de mi desorbitante perfeccionismo y espectativas provenientes de una sociedad incompleta, decidí ser niño otra vez.

Mucho gusto en conocerte, me llamo David.