¿ En dónde está todo el mundo ?

En 1938, Enrico Fermi, desde su perspectiva como Premio Nobel en Física, llegó un día con la siguiente idea:

Si en el universo, hay civilizaciones más avanzadas que la nuestra ¿ Por qué nunca se hacen presentes ? ¿ En dónde está todo el mundo ?

Lo anterior es conocido como La Paradoja de Fermi. Según diversos cálculos matemáticos, los cuales involucran la conocida Ecuación de Drake – astrónomo pionero de SETI, organización originada en la NASA enfocada en la búsqueda de inteligencia extraterrestre -, se ha llegado a concluir que siendo aún pesimistas, se estima alrededor de 15.000 civilizaciones en el universo, de las cuales, la nuestra, sería una de las más jóvenes y subdesarrolladas, por ende, todas las demás, serían en definitiva iguales o más avanzadas.

Dónde esta todo el mundoTrasladando la afirmación de Fermi a nuestro contexto y no solo en México sino en todo el mundo, la generación productiva más joven (de los 20 a los 40) la comparo con esas “formas de vida inteligente” con grandes ideas y opiniones llenas de soluciones ya integradas en nuestra cabeza para solventar problemas, pero mientras no demos un paso al frente de nuestra zona de confort, se podría teorizar que no existimos tampoco.

Si creemos tener soluciones y somos de los primeros en hacer críticas de nuestro entorno, ya sea en lo cultural, social y político – pero lo dejamos allí sin accionar en ningún nivel – no existimos.

Reflexionemos. Como individuos, el no dedicar un mínimo de nuestro tiempo a cultivar nuestro criterio, ni generar ideas / soluciones nuevas, ni ejercer nuestra identidad con una mentalidad crítica, opinar sobre algo, especialmente, habiendo iniciativas en funcionamiento dentro del contexto artístico, político y cultural, es simplemente no existir y no podemos tener un voto real en una sociedad donde solo somos un número más.

Si nos encaprichamos a ser sólamente consumidores / oyentes / observadores de la cultura y la política, no nos quejemos del sabor, porque mientras no digamos nada ni nos expresemos al respecto, quienes lo fabriquen, engañados pensarán que están haciendo el mejor trabajo del mundo.

Pregunto entonces, si de verdad hay vida inteligente allá afuera ¿ Dónde está ? ¿ En dónde está todo el mundo ?

La cultura amigos míos, es herramienta predilecta para ser agentes de cambio e influir positivamente nuestro entorno. No podemos predecir el alcance que tendrá una opinión / comentario bien argumentado, en la vida de los demás.

Todos quienes pertenecemos a la población productiva y laboral en la sociedad, debemos aprovechar la posibilidad de estar presentes en nuestros teatros, bibliotecas, plazas, exposiciones de pintura, arte, música, escultura; aportando una participación activa, no pasiva, lograr aportar nuestra presencia en nuestro contexto es algo imprescindible y necesario para no transformarnos en robots sin voluntad, que solo consumimos.

En las redes sociales, compartir tus reseñas sobre las actividades en las que participes, puede llegar lejos y tener una reacción a favor de mucha gente. Tú puedes ser un agente de cambio positivo si te lo permites, pero para que eso se dé, tienes que existir primero y abrirte espacio.

Concluyo con lo siguiente y por favor compártelo con esta publicación:

En la cultura y la política ¿ Sino te involucras ? No existes, ¿ Si no existes ? No influyes. ¿ Sino influimos? Entonces no te quejes, porque o vendrá otro a hacer tu trabajo y se llevará el crédito, o no vendrá nadie y nos arruinaremos todos.

Porque si no influimos, no existimos. 

Acciono luego existo.

Piénsalo.