Ganar con el arte, más allá del dinero.

Un alto nivel de sensibilidad sumado a una innata capacidad de expresar en forma sencilla y estética los complicados fenómenos que nos rodean, son valores clave en casi todos los artistas que han pasado por nuestro mundo, que al ser “bendecidos con el don” tienen como priodidad expresarse aún más que vivir de su arte, pero ¿A qué se enfrentan un artista en este contexto?

más alla del dineroTrabajar por amor al arte, más conocido como “trabajar de gratis”, tiene connotaciones negativas al estar asociado con la clásica pobreza “santa” que rodea a muchos artistas, pensadores y visionarios en la historia, pero el problema es más grande de lo que imaginamos y no solo le pasa a quienes buscan vivir de su capacidad de expresión artística, sino, a cualquier persona que quiera entrar a competir al agresivo, violento y poco misericordioso mundo del mercado movido por el capitalismo.

La oferta/demanda son dos lados de la misma moneda que rigen el valor de cualquier producto o servicio en el mercado, se sobre entiende que, por dar un ejemplo, si el oro no fuera codiciado por unos cuantos – por la razón que sea – no tendría el valor que actualmente tiene, por lo que es su aplicación y asociación en la mente de su “mercado” el que le da ese valor, por lo general emocional más que funcional.

Cuando un producto de cualquier tipo está entrando a un mercado, por lo general se posicionará gracias a la clásica y violenta táctica de precios, donde la empresa que se desea posicionar, subsidiará gran parte del costo real, aún esto le represente pérdidas millonarias al dar su producto o servicio a precios irrisorios con tal de figurar en el panorama; pero a diferencia de simples mortales como nosotros, las empresas tienen todo un mecanismo estratégico capaz de gestionar riesgos y pérdidas con el objetivo original de monopolizar un sector del mercado para si solos, quebrando a su paso toda competencia.

jigsaw-puzzle-1191688-639x426La comunidad artística no se libra de esta mecánica, por lo cual los artistas de hoy deben ser multidisciplinarios, capaces de auto edificarse a sí mismos mientras logran vincular a otros artistas, empresas y/o patrocinadores -no en dinero sino en especie-, que a su vez, querrán ver sus obras ya dignificadas, listas para ser impulsadas o patrocinadas por un porcentaje de regalías.

El artista actual debe dejar su ego a un lado y construir el/ella mismo/a habilidades sociales y de diplomacia de primer nivel, siendo capaz de negociar, usar la mecánica del trueque, el intercambio del tiempo como apalancamiento de esfuerzos, el trabajo en equipo para poder sobrevivir a un entorno adverso donde escasea la liquidez para rubros que no son primarios; logrando así primeramente el posicionamiento en la mente de la sociedad y automáticamente abriéndose paso en el aspecto económico, sin tener que librar la guerra de los precios contra los proveedores de entretenimiento que tienen monopolizada la atención de todo el mundo en este momento.