¿ Qué es lo más importante que tenemos ?

En esta ocasión tocaré algo que se puede prestar para cierta discusión ideológica, por un lado, contestando la pregunta ¿ Qué es lo más importante que tenemos en la vida ? podríamos vernos tentados a contestar: “nuestra familia y amigos” “nuestra fe” “nuestros sueños y objetivos” o algo por el estilo, todos se valen. Pero ¿ Será realmente lo que pensamos que es lo más importante, la parte fundamental y más prioritaria para que todo lo que vivimos y conocemos funcione de manera satisfactoria ?

Si eres amante de lo agridulce sigue leyendo, pues es terreno gris el que viene adelante.

Pienso Luego Existo

1399686_21236547Si bien en muchos aspectos de la vida, solemos dejarnos a nosotros mismos para último en la línea de importancia, somos en realidad lo más importante en la ecuación para que podamos tener algo que proteger en primera instancia, algo que construir y personas importantes que amar, que ocupen aquello de mayor importancia para nuestra vida.

El cuidarnos a nosotros mismos es quizá una de las únicas y mejores formas de cuidar de los demás.

¿ Por qué tu eres lo más importante ? Cuando viajas en avión, una de las instrucciones principales ante una despresurización dicta que los adultos se pongan las mascarillas de oxígeno antes que a los niños, pues visto en perspectiva, es poco probable que alguno de los dos se la logre poner en los segundos que tienen antes de quedar inconscientes.

Primero eres tú, luego los demás. De esa forma pruebas qué tan importante son los demás para ti.

En Materia

1093389_26813298Mi teoría sobre este tema es la siguiente: cuando pones a los demás encima de ti, no significa que te importan, al contrario, significa que te importan poco. Es una muestra de desinterés e indiferencia. Cuando hablamos de lo más importante en la vida de una persona, es como caminar sobre papel de arroz, sino lo estas haciendo bien será visible al primer paso que des.

Poner los demás encima de ti, es usarlos como escudos. Cuando te pones encima a ti mismo, tu eres el escudo. En una eres un cobarde, en otra eres un héroe.

¿ Por qué ?

Porque si pones a los demás encima de ti de esa manera, la responsabilidad de las cosas parecen no caer sobre ti, sino sobre los demás.

Nosotros, somos de manera inicial, nuestro patrimonio elemental. Protegernos a nosotros mismos, sin caer en el narcisismo, egoísmo o algún otro tipo de inmadurez, siempre será lo más importante y primordial para que exista un “después” en nuestra vida, no podremos hacer ni proteger, ni siquiera amar a nada ni a nadie más si para empezar no estamos aquí en primer lugar.

Protegernos a nosotros mismos, también incluyen el hacernos inmunes a temores infundados, al orgullo, la avaricia, la lujuria, la vanidad, la pereza, el orgullo y la soberbia.

Si de verdad nos importan tanto los demás, lo primero que tenemos que perfeccionar es nuestro corazón y nuestra mente.

Esto que intento transmitir aquí es una mentalidad, la tocaré a mayor profundidad en otros temas pues esto es algo bien grande.

Analiza con detenimiento

Cuenta una historia de una vez que sucedió un accidente en automóvil, mientras un padre y su hijo viajaban de una ciudad a otra, en medio de una fría tormenta de nieve. Ambos en medio de la nada, lejos de refugio alguno apenas y lograron salir del maltrecho automóvil, era obvio que si la situación seguía así en las próximas horas, morirían.

Luego de unos minutos el cansancio invadió a ambos por las bajas temperaturas, en especial al niño, el padre con sus fuerzas agotadas intento cargarlo pero el campamento más cercano estaba a varias millas de distancia, pero si intentaba llevarlo en sus brazos, ambos iban a morir.

Fue un momento angustiante para el cansado hombre, ver morir en tus brazos lo más importante de tu vida en ese momento era la peor pesadilla que le podía pasar.

Con sus limitados conocimientos y un botiquín de emergencia que andaba, tomó a su hijo, le dijo que se tranquilizara, que intentaría hacer algo que iba a hacer probable que ambos salieran bien de esto, pero tenía que confiar en él, luego de un sufrimiento emocional incomparable al ver las lágrimas de su hijo, le inyecto un fármaco y lo metió en una especie de iglú que pudo formar con sus manos, lo enterró en la nieve con la esperanza de poder salvarlo artificialmente si encontraba ayuda en los próximos 20-30 minutos.

El padre corrió lo más rápido que podía, usando cual energía le quedaba, poco más de una milla del lugar encontró un puesto de salvamento, en el cual llego apenas vivo suspirando la dirección exacta donde estaba su hijo. Se fueron equipo de emergencias, encontraron el auto y encontraron al niño, el tiempo fue justo, lograron resucitarlo a tiempo y al final, ambos se salvaron.

Gestión de Riesgos

En el ejemplo anterior, el hijo del hombre, representa lo más importante para él, tal cual como lo son tus sueños y propósitos de vida, los cuales se pueden ver atrofiados por percances de eventos de vida, es la integridad lo que salvó a los dos.

Pensar en nosotros como lo más importante, nuestra herramienta para amar y beneficiar a los demás, nos facultará para esos viajes imposibles que nos guarda el destino, todos aquellos retos de vida de los cuales no nos podremos librar. El camino al perfeccionamiento del corazón es un viaje sin fin, si de verdad estás interesado en sacarle el mejor partido a esta experiencia de vida.

Hay quienes se darían por vencidos y morirían junto lo más importante que la existencia les dio a proteger en sus vidas. Otros habrían intentado sin éxito la proeza de salvar al hijo. Pero solo el que está preparado podrá salvarse.

Perspectiva

Si de verdad amamos a los demás, pensaremos en estar bien nosotros de forma integral, ser capaces de soportar ese viaje en la nieve y lograr salvar a quienes amamos, sea que esos retos lleguen cada semana, duren meses, o sean pruebas de años, son tareas de vida en las que podremos ser exitosos si nos preparamos debidamente para ellos.

Si te importan los demás, invierte en ti, en tu salud, en tu mente, tu corazón, tu espíritu, tu voluntad y tu proceder.

De todas formas, al final, tu eres lo más importante que tienes para vivenciar, lo mucho que te importan, todos los demás.