La magia de vivir en el presente.

Todos hemos sentido culpa cuando teníamos algo pendiente de hacer y no lo hicimos, casi siempre decimos -“lo haré mañana, al cabo y aún tengo claro lo que tengo que hacer”- pero ¿ qué pasa cuando no es así ? Podemos darle vueltas por horas, días, intentando recuperar el tiempo perdido, creyendo que estamos haciendo lo correcto, pero ¿ Estamos haciendo lo correcto ?

La vida se maneja por eventos circulares

Precisamente el día de hoy tenía 3 temas que originalmente los iba a publicar los últimos días de Diciembre, pero que no tuve tiempo de sentarme a desarrollarlos por diversas razones, sin embargo, rápidamente inicié a escribir los capítulos en horas de la tarde; para darme cuenta que simple y sencillamente ¡no me acordaba de lo que quería decir!, sé los temas, de lo que iba a hablar pero no cómo lo tenía que decir ni la energía exacta de como surgió, pasé las últimas horas dándole vueltas y desarrolle un montón de ideas pero ninguna tenía lo que originalmente vi cuando decidí a escribirlos, es como intentar describir la ruta y paisaje que ves desde un tren el cual no abordaste, podrías hacer una recopilación mental de ese camino si antes lo has cruzado, pero no será tan fresco como si lo estuvieses viendo y escribiendo en tiempo real, lo cual es característico de este espacio “contenido de valor para compartir”

Vivir en el pasado es como intentar describir la ruta y paisaje que ves desde un tren el cual no abordaste.

Al final del día le comentaba a Claudia ésto que me sucedió hoy, de lo importante de hacer las cosas cuando hay que hacerlas, fue ahí donde pensé: “no abordé el tren que quería, pero si abordé otro, éste” y entonces en cosa de 15 minutos desarrolle casi en su totalidad, el tema que estoy tocando hoy:”Esto es lo que tengo que hacer hoy“- le reiteré, este momento era más importante redactar este artículo, que los otros que no hice, porque ahora mismo estoy haciendo lo que se supone que tengo que hacer en este momento.

Si te enfocas en desperdiciar el tiempo tratando de “recuperar” la visión que tuviste en el pasado y te aferras a vivir en el pasado, te estarás perdiendo de la visión que sí tienes en este instante.

Siempre he sabido que sino me preparo de antemano para captar varias visiones estaré básicamente perdiendo mi tiempo. Algo que como seres humanos aveces no entendemos es que: la vida se maneja por ciclos circulares, esas epifanías que surgen en momentos clave, son para documentarlas, desarrollarlas y plasmarlas, durante el momento y la duración de ese eclipse de inspiración, en el cual nuestras capacidades están al 100% de lo que deben estar, por la simple razón de que: lo único que tenemos es el hoy, y sus efectos pueden durar 1 o más días, pero, eso si: Cuando se va la visión y si seguimos aferrados a vivir en el pasado, transformamos nuestra vida en un recalentado, perdiéndonos de un hoy, fresco, con el cual experimentar con intensidad total.

Cuando se va la visión y si seguimos aferrados a vivir en el pasado, transformamos nuestra vida en un recalentado.

No se trata de transformar cada día en algo especial, se trata de: Encontrar lo especial que tiene y trae cada día.

Es un gran reto a nuestra humildad, el dejar ir una epifanía de cualquier tipo, ya sea, cuando estás componiendo música, escribiendo un libro, planeando negocios o proyectos, llegar tarde a un lugar y darte cuenta que ya compraron eso que tú querías comprar o que ya se fue esa persona que querías ver y visitar; sin embargo, negarse a dejar ir la culpa que sentimos por no haber accionado en el momento indicado, equivale a volar en círculos y estancarnos a vivir en el pasado, desaprovechando implícitamente lo que sí tenemos hoy, pues el hoy es nuestra verdadera responsabilidad; algo se puede dar por perdido sola y exclusivamente si lo perdemos en el hoy. Lo que se perdió ayer, no cuenta ya más que aquellas consecuencias contra las que tenemos que lidiar hoy.

La única realidad verdadera en tu vida existe en el hoy.

Vivir en el pasado, aferrados a lo que pudo ser pero no sucedió: equivale a llenar tu computadora de ventanas repetidas de la misma cosa pero de días anteriores, congeladas en el tiempo, donde ninguna es real para lo que hoy tienes que cumplir. La única realidad verdadera en tu vida existe en el hoy, el cual es compuesto por aquellas decisiones y circunstancias plantadas en el ayer y sus consecuencias, pero que te repito, están en el hoy.

El hoy es tu responsabilidad.

¿ Pero entonces, cómo puedo dejar de vivir en el pasado ?

  • ¡Paga el Precio!

Si vives imaginando que todo va a cambiar sin hacer algo al respecto, te equivocas. Hacer todo lo tenías que hacer ayer con el tiempo del hoy te sumirá en en un ciclo de culpa y endeudamiento constante, es vivir en el pasado. Debes tomar responsabilidad de la situación en la que te has metido y pagar el precio: Haz primero lo que tienes que hacer hoy, de manera diligente y si te queda tiempo, lo que debes de ayer, antes que todo lo demás. Tendrás que sacrificar muchos caprichos en el presente para no cargar pendientes de importancia al futuro, hasta que te pongas al día – ¡No procrastines ni te premies por hacer las cosas mal! – se inteligente, recuerda que toda decisión es un camino, hasta el quedarte sin hacer pensando que no tendrá consecuencias, es un camino, del cual te arrepentirás.

Tendrás que sacrificar muchos caprichos en el presente para no cargar pendientes de importancia al futuro.

  • ¡No Procrastines!

Sino te alcanza el tiempo -¡no es culpa del reloj: es culpa tuya!-  no estás ajustando bien tus actividades ni adaptándote a las circunstancias según tus capacidades. Haz primero todo aquello en lo que seas verdaderamente bueno con el fin de acelerar el progreso, pero lo que debas hacer hoy, hazlo hoy, de otra manera, estás por vivir en el pasado.

Son muchas cosas las que queremos hacer en el día, pero si de verdad quieres no cargar con algo de hoy el día de mañana donde quizá no tendrás la inspiración que tienes hoy: debes completarlo hoy.

Haz primero todo aquello en lo que seas verdaderamente bueno con el fin de acelerar el progreso.

  • ¡Apaláncate!

Si en definitiva no puedes sacar todas las cosas durante la duración de tu día ni las horas de inspiración, busca personas de confianza para que te ayuden, así te enfocas en lo que tienes que hacer y evitarás vivir en el pasado. Invierte en ti, en tus habilidades, así te asegurarás de funcionar mejor, aprovechando totalmente tus horas efectivas y cuando te apalanques de otros, producirás más con menor inversión de tiempo.

  • ¡Vive en el hoy!

Te lo digo de todo corazón querido(a) lector(a), no te conformes con vivir en el pasado: ¡Vive en el hoy! es todo lo que tienes, es el único momento donde puedes hacer una diferencia en tu vida y en la vida de los demás. Haz cosas con inspiración solamente y no te conformes con menos.

No seas egoísta y predica con tu ejemplo, comparte la magia de este capítulo con tu familia, amigos, todo el mundo. Aprovecha la oportunidad, este portal y cuéntame como te fue.

Si sientes que mis palabras te han hecho éco, es porque el tren del presente te está esperando, date la oportunidad de respirar la libertad que te da el vivir un día a la vez.

No te conformes con menos.